LA FELICIDAD EN LA EMPRESA

PINCELADAS BUDISTAS SOBRE LA FELICIDAD APLICADA A ENTORNOS LABORALES //

 

<<Para expandir la Felicidad, primero has de experimentarla  y no esperes que sea como la lluvia que cae del cielo>>.

Llego a esta conclusión tras varias conversaciones con el Lama Dorje Dondrub sobre la aplicación del pensamiento budista al entorno laboral. Descubro una actualizada caja de herramientas para aspectos como el liderazgo, la gestión emocional, el reconocimiento o los valores, en textos escritos hace más de 2.500 años.

En el patio del Monasterio Budista del Garraf (Barcelona), una acalorada tarde de verano, bajo la sombra de un árbol, no sólo hablamos sobre Felicidad y empresa. Estoy convencida de que él la experimenta y yo lo intento.

Lama Dorje Dondrub

Alicia Aradilla Sequera.

Monasterio Budista del Garraf, septiembre de 2.011


La felicidad es una de las inquietudes universales que han emergido a lo largo de la historia. Pregunta filosófica que ha sobrevivido a escuelas de pensamiento, religiones y maestros. Tema central de estudio y observación desde los presocráticos hasta Eduard Punset.

Probablemente existe un concepto de felicidad diferente para cada persona que puede ir desde las más concretas similitudes hasta profundas contradicciones.

La felicidad puede ser abordada desde cualquier perspectiva. Todas y cada una de ellas elaboran sus propias preguntas: ¿Existe la Felicidad? ¿Es alcanzable? ¿Es una consecución meritoria? ¿Se puede ser feliz y estar cuerdo? ¿Tiene una lógica? ¿Cuanto más feliz, menos importan los demás? ¿Se puede ser feliz en la sociedad actual? ¿Hay alguien que no quiera ser feliz? ¿Cuál es el sentido de la vida sin la esperanza de la felicidad? ¿Hay que sufrir para poder ser feliz? ¿Se puede ser feliz en un mundo donde predomina el sufrimiento? ¿Puede haber felicidad en el entorno laboral sin perder productividad? ¿Se puede medir la felicidad?

Ser feliz ha sido un objetivo predominantemente relacionado con la esfera privada. Las fuentes de felicidad estaban en lo íntimo de la persona: la relación de pareja, el nacimiento de los hijos, los amigos más allegados…

La era industrial supuso una clara separación entre el tiempo privado y el de producción. A pesar de un cierto interés por mantener separadas ambas esferas, las cuestiones sobre la felicidad calaron de una a la otra.

Por mucho tiempo, cualquier intromisión de lo personal en la esfera laboral resultaba inapropiada. Los profesionales debían hacer una clara línea divisoria entre un mundo y otro,  particularmente las mujeres -si aspiraban a una carrera profesional ascendente en los puestos de responsabilidad e incluso a mantener su trabajo en puestos de poca responsabilidad o cualificación-.

A comienzos del siglo XXI, la gestión empresarial científica racional ha perdido centralidad. Caminamos hacia la gestión emocional.

La gestión empresarial y el liderazgo no se centran tanto en el manejo de las capacidades de las personas, sino en el manejo de su emocionalidad. La frontera entre vida personal y laboral se ha diluido, permitiendo que las cuestiones de una esfera traspasen a la otra. Cada ámbito humano ya no es impermeable, las fronteras pueden acercarse. Precisamente es en sus límites dónde surgen preguntas de nueva era.

<<La felicidad es tener las cualidades que el tiempo exige>>, dijo en una ocasión Henry Ford, máxime ejemplo de los postulados racional científicos de Taylor. A pesar de que probablemente se refería a una felicidad productiva, paradójicamente, si se reinterpreta desde nuestros días, esta cita se actualiza en un tiempo en que las empresas dan especial protagonismo a su estructura social: a las personas. Son esas mismas personas las que trasladan preguntas de un lugar a otro y dan lugar a nuevos retos corporativos.

He tenido el placer de compartir con el Lama Dorje Dondrub, prior del Monasterio Budista del Garraf [1], a una ponencia sobre “Liderazgo y Felicidad”, ambos como asistentes, pues al lama le gusta conocer cómo se aborda la Felicidad desde otros ámbitos [2]. En la diapositiva final y a modo de conclusión, el ponente aglutina diversos conceptos.

Lama, en sus comentarios sobre la ponencia, dice:

<<Cabe todo eso en una única diapositiva porque no ha experimentado ni un solo concepto de los que menciona.>>

En conversaciones posteriores con el lama sobre la felicidad, su primer comentario es argumentar lo imprescindible de experimentar primero para poder difundir o compartir. Experimentar, entendido como pasar de pensar a sentir.

<<En el momento en que te preguntas sobre tu Felicidad estás limitando la posibilidad de serlo.>>

<<Cabe todo en una diapositiva porque no ha estado en la vivencia personal>>. Deseo ir más allá y, entre todas las cuestiones que suscita la Felicidad, decido identificar qué aspectos de las enseñanzas budistas son aplicables al mundo empresarial actual. Resulta que en las enseñanzas budistas hay recursos para aquellos líderes que deseen profundizar en la aplicación de la Felicidad a su entorno laboral. Estos razonamientos me recuerdan la lectura de las palabras de Dalái Lama [3].

En el patio del Monasterio Budista del Garraf (Barcelona) una acalorada tarde de verano bajo la sombra de un árbol  no sólo hablamos sobre Felicidad y empresa. Estoy convencida de que él la experimenta y yo lo intento.

Soltar es un término reiterado en budismo ¿Soltar es delegar?

Uno disfruta de soltar, porque anteriormente ha tensado a voluntad, por tanto disfruta de ese momento sin tensión. En la vida hay situaciones que contraen. Si se es capaz de identificar esas contracciones y se es capaz de destensarlas, se comienza a disfrutar: uno se hace más consciente de tensar y destensar.

Hay momentos en que toca aplicar cierto estrés, porque éste no siempre se ha de considerar negativo si es utilizado en un momento adecuado y una vez concluido el momento, se reconoce y se suelta. Esa capacidad de activar y desactivar estrés, permite gestionarlo y no al revés.

El día a día está lleno de esas situaciones que podrían tensar, una conversación, o incluso una sola una palabra, pueden hacer click hacia la tensión. Alguien que de verdad está en contacto consigo mismo reconoce que se ha tensado -como una respuesta automática nacida del descontrol- y destensa a voluntad. Éste, entre otros, permite disfrutar del presente, algo fundamental para experimentar Felicidad.

En los entornos empresariales, es posible que el empresario tense, pero, en otras ocasiones, a esa tensión contribuyen agentes diferentes. Un buen ejemplo de tensión podría ser la relación entre empresario y enlaces sindicales.

Para una persona que ha iniciado el camino de conexión consigo misma, es mejor comenzar por situaciones más fáciles. Por ejemplo, imaginar que se está con una  persona de confianza: la secretaria personal, que ese día está enfadada por lo que sea. Es un momento maravilloso, comparte un enfado. Un enfado es algo muy íntimo. En un enfado se explican cosas que pueden perjudicar durante mucho tiempo. Imagine a alguien que sea capaz de ponerse delante de uno y manifestar su enfado. ¡Es mágico! Estarán mucho más conectados después de ese enfado, sabrán más cosas sobre la otra persona. Habrá participado de un momento íntimo. Habrán compartido un momento íntimo. ¡Eso los va a unir de una u otra forma!

Cuando usted decida llenar su vida de momentos positivos, ese momento íntimo del enfado puede crear los lazos. Es posible que acaben los dos enfadados, pero en positivo. En la cotidianeidad están las mejores oportunidades de entrenamiento.

No se debe entrar en juicios de valor, el enfado por sí mismo no es ni positivo ni negativo, lo esencial es la actitud con la que se afronta: “Porqué yo quiero ”.”Es mi decisión” “No dejo que nada externo me distraiga de ello” “Continúo conectado a mí y al presente.”

A veces uno se distrae del objetivo vital: la Felicidad, y recurre a debates sobre quién tiene la razón, cuando en realidad lo que quiere es ser feliz.

Curiosa visión! ¿Un jefe que continuamente está enfadado, es un jefe que comparte intimidad con su equipo?

Así es. En el mundo de los buscadores de la Felicidad el que se enfada es el débil, por decirlo así. Esto se ve claro en otras personas y no tanto en uno mismo. Por ejemplo, cuando el papá le dice al niño: <<No te enfades por eso, no es importante.>> El papá desde su experiencia sabe que no hay que ponerse mal por ciertas cosas. En el entorno laboral es lo mismo. A medida que el profesional crece, no le afectan las mismas cosas, los valores se van resituando en diferentes áreas. Con la felicidad, sucede lo mismo, o uno se pone o, si se despista, no la consigue.

Cuando alguien dice <<me siento feliz porque me ha ocurrido tal cosa, me he comprado…>> ese es concepto de felicidad. ¿Es su Felicidad?

Desde el punto de vista budista, eso es una felicidad dependiente del sufrimiento.

Cuando una persona consigue tener la mente relajada y con verdadera actitud positiva, descubre que la satisfacción sentida por acontecimientos externos es muy reducida comparada con este nuevo estado.

Generalmente se valora lo que se tiene en relación a lo que cuesta, se cree que algo que ha costado mucho sufrimiento generará mucha felicidad, y es posible que así sea, pero es felicidad dependiente del sufrimiento, por tanto, limitada.

Si el líder decide que la empresa debe ser feliz…

¡Perfecto! Las buenas intenciones favorecen la Felicidad de esa persona y probablemente la de su equipo

¿Cómo relacionar Felicidad, Jerarquía y Personas?

Lo primero sería saber qué entendemos por Felicidad y tener claro si se ha traspasado la felicidad dependiente del sufrimiento o no.

La felicidad es una de las tendencias más naturales del ser pero no debe ser impuesta o pierde –entonces– su esencia.

Por ello es imprescindible que alguien que desee generar felicidad primero la haya experimentado, la conozca y cuente con recursos para expandirla. La fuente de la Felicidad es endógena.

¿Un primer paso es consensuar qué entendemos por Felicidad?

No. Eso sería desde la mente conceptual. Un primer paso sería: <<Vamos a permitirnos experimentarla>>. Para eso utilizamos técnicas de relajación, y, a partir de ahí, tendremos un mínimo común denominador para empezar a hablar.

Cuando se habla de relajarse, en ambientes laborales se relaciona con no producir. No tiene nada que ver. Relajarse es estar viviendo el presente con atención sin ninguna tensión, que es muy diferente. Por ejemplo, si está leyendo un informe, un proyecto o un correo, si toda su mente está leyendo, no habrá nada que le distraiga. No tiene ganas de fumar, de beber, de levantarte… ¿Por qué? Porqué está muy atento. ¿Cuando está bien se le pasa el tiempo muy rápido? Pues ese estar muy bien, tiene que ver con la relajación y el estar centrado en algo. No tiene que ver con la idea de que alguien relajado, es alguien fofo, sin energía, que no se mueve. No tiene nada que ver.

Es más una sensación de permitirse estar bien con uno mismo. Relajado quiere decir que no hay nada con suficiente fuerza para sacarle de ese momento. Internamente va fluyendo todo y no hay quien lo pare. Hemos de buscar e identificar qué puede ayudar a cada persona a encontrar ese estado; una afición, por ejemplo.

Podríamos decir que todas las personas han tenido alguna vez experiencias de este tipo. Debemos ampliar esa sensación. Identificar qué nos bloquea y nos incapacita. No consiste en generar un estado artificial, sino permitir que el estado natural se mantenga.

¿Qué relación hay entre relajado y concentrado?

Estar relajado es estar sin tensiones añadidas descontroladas, y estar concentrado es que tu conciencia mental esté enfocada en un punto sin distracción. La concentración puede ser voluntaria, por ejemplo cuando se está centrado en realizar una tarea, o involuntaria, por ejemplo, cuando el enfado es una acto de concentración no deseado, pues en esa concentración no hay relajación.

Utilizamos expresiones como <<generar un clima laboral de confianza>> ¿Podemos hablar en el mismo sentido respecto al concepto Felicidad? ¿La Felicidad se genera en el clima?

No exactamente. Tenemos excesiva preocupación desde la mente conceptual sobre qué es la Felicidad y esto ya nos limita para ser felices. Imagine que ahora decidimos y pactamos usted y yo que tenemos que ser felices en el transcurso de esta entrevista. Esa tensión adicional que ponemos con esta decisión es la que comienza a incapacitarnos para disfrutar de lo que disfrutábamos hasta este momento. Si somos capaces de disfrutar del presente estando conectado con uno mismo, el clima pierde mucha relevancia. La persona que se siente conectada con el presente desde sí misma, no se siente tan afectada por el clima laboral, no olvide que hablar de clima laboral es hablar de percepciones. Es difícil ver nuestra realidad con ojos prestados.

En el caso del clima laboral, elementos que facilitarían un clima laboral propicio para la Felicidad, desde nuestro punto de vista, serían: saber soltar, en el sentido que hemos comentado anteriormente; actuar con la intención genuina de mejora; desarrollar la aceptación; y estar conectado con uno mismo y con el presente, evitar vivir proyectado.

Las técnicas budistas de búsqueda de la Felicidad, ¿podemos aplicarlas a entornos laborales? ¿En qué consisten?

Si, por supuesto. Son técnicas individuales que pueden ser perfeccionadas en equipo, pero hay un componente de compromiso personal imprescindible. Son técnicas basadas en la respiración, ejercicios de introspección analítica, de visualización, de contacto con lo más sutil… que abordan aspectos como la concentración, la atención o el desarrollo de los valores internos.

¿La Felicidad hay que trabajarla?

Si. Con un buen entrenamiento se puede ser feliz hasta con los placeres más superficiales, como comprar objetos o acumular propiedades, pero comprar o acumular, por sí mismo, no le proporcionará Felicidad. En todo caso, no es la que nosotros buscamos, que es estable, expansiva, sabia, clarificadora…, es la Felicidad que nace de estar íntegra y atentamente conectado.

Como comentábamos en líneas anteriores, cada perspectiva sobre la felicidad genera sus propias preguntas. En el caso del pensamiento budista, además ofrece una serie de respuestas, que parecen más que plausibles. Resta que con ganas y esfuerzo nos pongamos a ello, pues la empresa puede – y quizás debe – promover, en la medida en que le corresponde, la Felicidad.


[2]  En el proyecto de Monjes Budistas Sakya Tashi Ling se sigue la visión ngagpa en la que destaca su actividad centrada en “El trabajo en sociedad para compartir nuestra experiencia de vida como guía hacia la felicidad”. http://www.sakyatashiling.org

[3] En el 2.003 el Dalái Lama relaciona Felicidad y entorno laboral en su obra “El arte de la Felicidad en el trabajo”. (Dalái Lama, Howard C. Cutler. Ed. Kailas. Madrid 2.003).


Comentarios

3 comentarios en “PINCELADAS BUDISTAS SOBRE LA FELICIDAD APLICADA A ENTORNOS LABORALES //

  1. Puaggggg!!!! Que asco, cómo lo captura todo el capitalismo…

    Publicado por Mohatma | 18 octubre, 2011, 11:30
  2. Llevo años experimentando sobre la felicidad en mi empresa y compartiendo con el Lama Dorje Dondrup sobre los resultados. El proceso de gestión de las personas orientado a la felicidad forma parte de mi rutina de tareas de gerente, tanto como el control presupuestario, el análisis de los ratios de producción o los procesos de desarrollo de nuevos productos…
    El efecto producido es mágico…!!! Tengo un equipo de personas talentoso y motivado.
    Gracias Lama, gracias Alicia…
    Juan Carlos Angeles. Gerente de Hipertín S.A.

    Publicado por comiteetico Juan Carlos Angeles | 24 octubre, 2011, 13:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

// Contacta con nosotros llamando al 902 026 313 //

“Utiliza de estos textos todo aquello que necesites y sé honesto, cita la fuente. Gracias “

// Calendario

octubre 2011
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Facebook GAE

A %d blogueros les gusta esto: