HEMOS OBSERVADO

Atame el corazón, no el boli

Mañana fresquita y tímidamente soleada, voy camino del Banco  para ingresar la recaudación de la empresa . Hago mucha cola así que como entretenimiento observo y finalmente filtro mi atención en cómo se rellenan y firman documentos de gran valor legal (que acreditan que le has dado tu dinero a un tercero) con un bolígrafo atado con una cadena a un soporte.

ATAME EL CORAZÓN, NO EL BOLI

Alrededor mio un perfecto marketing me invita a guardar el dinero que tengo (plazos fijos, planes de pensiones …)  y  a gastar el que no tengo (crédito personal, ICO, pólizas de crédito  … )

Me planteo como una institución tan grande en todo (sucursales, campañas de publicidad y beneficios anuales) que pretende darme confianza, decide atrarme el bolígrafo con el que sellamos nuestros pequeños contratos diarios, como son las operaciones bancarias.

Intento ponerle una cadena a mis billetes porque pensar en hipotecas basuras y todo esto me aterra. Pero mis billetes los engulle una maquina a velocidad de sprint, escupe una par de  poco valor,  la persona revisa minuciosamente  las puntas, lo alisa y lo vuelve a introducir en la ranura, me sonríe

–       ¡A ver si esta vez hay suerte!

Yo no  correspondo ni a la sonrisa, ni al comentario, estoy absorta en averiguar qué tipo de cadena cabria por esa ranura que me permitiera asegurar mi dinero cómo ellos aseguran sus bolígrafos.

De vuelta a mi empresa, al entrar lo primero que hago es revisar nuestro mostrador y veo un bolígrafo atado a un soporte. Me horrorizo ¿En qué medida nos dejamos influenciar?, saco a la dependienta de sus menesteres para preguntarle el para qué de un bolígrafo atado.

–       ¿Cómo es que tenemos  el bolígrafo atado?

–       ¿Atado? Pues porque la gente es muy lista y se lo llevan

–       Mira tú no estás cada día detrás del mostrador y no sabrías hacerlo, pero yo sé ver perfectamente cuándo después de firmar el papel de la visa o lo que sea se lo van a meter en el bolso y se lo van a llevar. Es cómo cuando conduces, no sabes explicar cómo lo sabes, pero sabes perfectamente cuando alguien se te va a meter delante sin poner el intermitente.

–       ¡Deberías impedir que nos robaran los bolígrafos!. Le digo convencida.

–       Eso mismo es lo que hago un montón de veces cada día.

–       Tú no estás detrás del mostrador cada día, pero te informo: hay mucho ladrón suelto

–       ¿Mucho ladrón de bolígrafos?

–        Deberías evitar robos: regálalo

–       A mí no me gusta tener en mi empresa los bolígrafos atados, no puedo esperar que los demás confíen en mí, si yo no confió primero en ellos.

–       Vale, pues que cada uno firme con el boli de su casa .

¡Ya está! A mí, no me gusta que me roben a cada momento

A mí tampoco, que te parece si cada lunes cuando vayas a buscar el cambio, compras una bolsa de bolígrafos grande, de unas 100 unidades y a cada cliente, le dices,

–       ” si lo desea puede quedárselo” cuándo le ofreces el bolígrafo.

Pasarás de tener que evitar un montón de pequeños hurtos diarios a hacer un montón de pequeños regalos cada día, si eres capaz de ofrecerlo con una sonrisa, ya sería genial. Cada lunes cuando vayas a buscar los bolis a la tienda de al lado del banco, tienes 20 minutos para tomarte un café, es mi acto de generosidad por todos los pequeños actos de generosidad que tú harás cada día, a partir de hoy.

–       Pues mira ya que estás tan generosa, ¿Porqué no hacemos bolígrafos con nuestra publicidad?  y eso que ganamos.

–       No, ya lo miré y para eso no tenemos presupuesto.

–       ¡Ay! No entiendo nada, ¿das lo que no tienes?

–       Si, eso es la generosidad.

–       Dar lo que sobra es gestionar espacios y renovar stocks

–       Cuando algunas señoras vacían sus armarios y llenan bolsas de ropa de temporadas anteriores para regalar,  no estoy muy segura de que se trate de  generosidad, creo que más bien se trata de gestión de stocks, renuevan género. Puro Merchandising.

La conversación quedó zanjada de repente por una clienta . Me sentía triunfante de haber liberado a los bolígrafos de las cadenas, al menos en mi empresa, mi pequeño paraíso. De convertir un hurto en un regalo, de dar la oportunidad a la dependienta de disfrutar con el cliente en lugar de vigilar al cliente. Me sentí triunfante a lo largo de toda la jornada.

El día tímidamente soleado a primera hora de la mañana  sobre las 4 de la tarde se había convertido  en un fantástico día primaveral. Apetecía estar en la calle, así que mi reunión de trabajo siguiente  permitía un ambiente informal, quedé con Marta en Barcelona, en la terraza del Zúrich de plaza Cataluña  uno de los lugares más emblemáticos de Barcelona.

Para tomar el café más cómoda, decido ir primero al baño, subí aterrada e inquieta con lo que encontré, porque me evidenciaba que quizás había ganado una batallita matutina en casa, pero me quedan muchas fuera para poder ganar la guerra. En cada estrecho escalón  me hice la misma pregunta.

¿Hacia dónde hemos de caminar cómo sociedad para liberar al papel higiénico de los candados?

En el lavabo de señoras, en el que para entrar y cerrar la puerta hay  que hacer un poco de contorsionismo con gracia. Había bajado alguien con un taladro, había taladrado el contenedor metálico, había comprado un candado para la ocasión y lo había instalado.

¡ Todo ello para proteger un rollo de papel higiénico!

Observamos la realidad para encontrar valores profesionales: Capacidad de identificar áreas de mejoras colectivas y actuar individualmente.

Foto realizada el 1 de abril del 2011. Cafeteria Zurich (Barcelona)

Comentarios

2 comentarios en “Atame el corazón, no el boli

  1. Como esperar que los demás confien en mi, si yo no confio primero en ellos?. Es brutal la frase. Enhorabuena Alicia, vale la pena intentar cambiar esto… Quizás cambiando los hurtos por regalos😛

    Publicado por Victor Gomez Romero | 15 junio, 2011, 20:00
    • Me encanta tu reflexión. Siguiendo el provervio chino (que algo nos tendrán que enseñar siendo los primeros en el sector financiero mundial), realmente tenemos que saber encontrar las oportunidades y con gran confianza en mejorar el futuro y nuestro dia a dia. Un abrazo, Ana

      Publicado por ANA | 21 diciembre, 2011, 18:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

// Contacta con nosotros llamando al 902 026 313 //

“Utiliza de estos textos todo aquello que necesites y sé honesto, cita la fuente. Gracias “

// Calendario

mayo 2011
L M X J V S D
    Jun »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Facebook GAE

A %d blogueros les gusta esto: